<img height="1" width="1" style="display:none;" alt="" src="https://dc.ads.linkedin.com/collect/?pid=404521&amp;fmt=gif">
Icon_Blue.jpg

¿Por qué la realidad virtual es efectiva en el tratamiento de la depresión?

 

 

La depresión es una enfermedad más común de lo que muchas personas imaginan. Afecta de manera física y mental a nuestro modo de sentir y pensar. Además puede causar ansiedad, pérdida del sueño, del apetito, falta de interés o placer en realizar diferentes actividades, entre otros. Hay varios grados de afección y de tratamiento, la mejor manera de combatirla es utilizando diferentes tratamientos combinados.

 

Tradicionalmente se ha contado con medicamentos y psicoterapia como herramientas para tratar la enfermedad, pero la nueva incorporación ha sido el uso de realidad virtual. Las personas con depresión, mediante la ayuda de terapias con realidad virtual, han conseguido reducir notablemente sus síntomas. Esta terapia tiene un gran potencial, ya que se encuentra al alcance de todos y hace que cualquier profesional pueda disponer de ello en consulta.

Investigadores de todo el mundo están usando las terapias de realidad virtual para todo tipo de condiciones: desde tratar el estrés postraumático (PTSD), el autismo, el miedo a volar o  la ansiedad hasta diversos tipos de fobias. Se ha demostrado que usando la realidad virtual con terapias psicológicas podemos incrementar la efectividad y reducir el tiempo de tratamiento psicológico.

Más allá de la depresión, la realidad virtual en la cura de la anhedonia

Desde la Universidad de California, Los Ángeles, la investigadora Michelle Craske y sus compañeros están evaluando si el uso de la realidad virtual puede frenar la anhedonia, los síntomas de la depresión y otras afecciones de la salud mental caracterizadas por la falta de interés o la capacidad de sentir placer. Sumergen a los pacientes en ambientes naturales, agradables y los ayudan a focalizar su atención en las partes positivas. La idea es que los pacientes formen parte de actividades positivas y que ellos mismos las puedan planificar y disfrutar del proceso.

 

La estrategia usada aborda los síntomas de una manera poco convencional, mientras los tratamientos para la depresión suelen dirigirse a los síntomas negativos, la terapia dirigida por Craske se focaliza en lo contrario. "Hasta ahora, la mayoría de los tratamientos han hecho un buen trabajo para reducir los síntomas negativos, pero un trabajo muy malo para ayudar a los pacientes a ser más positivos", afirma. Pese a haber demostrado grandes beneficios en el tratamiento de la depresión, todavía no hay datos para determinar si puede haber una diferencia significativa en anhedonia. La anhedonia ha demostrado ser un síntoma especialmente difícil de tratar, incluso cuando otros síntomas de un paciente mejoran, la anhedonia a menudo no lo hace. Todavía no hay tratamientos específicos para el síntoma, pero algunos grupos de investigación están trabajando en posibles intervenciones.

La terapia de Craske se conoce con el nombre de terapia de afecto positivo. Consiste en poner a una persona en una situación que pueda ser placentera, hablando con ella al respecto y con detalle. En un documento aceptado por el Journal of Consulting and Clinical Psychology, Craske y su equipo demostraron que el tratamiento fue más efectivo que la terapia cognitivo conductual para estimular los sentimientos positivos de las personas. Los participantes del tratamiento de afecto positivo mostraron niveles más bajos de depresión, ansiedad, y otros síntomas negativos ante sus compañeros del grupo de tratamiento estándar. Para algunos pacientes con anhedonia severa, depresión u otras limitaciones, salir a lugares como museos o situaciones sociales no es realista y es ahí cuando entra en juego la realidad virtual.

 

Después de realizar un primer estudio con pacientes de casos graves, Craske está realizando un estudio más amplio con docenas de pacientes con ansiedad y depresión que tienen anhedonia. En más de 13 sesiones de realidad virtual, los pacientes están inmersos en una serie de escenarios y se les anima a observar sus pensamientos, sentimientos y reacciones físicas, y anotarlos en un diario online después de cada sesión. También escuchan una grabación guiada de atención plena después de cada sesión que pretende reforzar la idea de que ciertas actividades pueden ser gratificantes.

 

Después de cada sesión, los participantes califican su estado de ánimo en una escala. Sus resultados se compararon con un grupo similar de participantes que no están recibiendo el tratamiento de realidad virtual, pero se les ofrecerá la opción de hacerlo una vez que concluya la prueba.

 

La tecnología avanza y la ciencia con ella

Implementar la realidad virtual por completo en la salud mental requerirá mucho esfuerzo y colaboración tanto por parte de los usuarios como por parte de los profesionales de la salud mental. A medida que la tecnología avanza, muchos expertos afirman que la realidad virtual se podría convertir en una herramienta de gran utilidad para tratar afecciones psiquiátricas y otros problemas de salud. Por el momento, muchos terapeutas ya lo han incluido en sus consultas y han mostrado optimismo porque los pacientes están más satisfechos.


Si eres terapeuta y quieres empezar a utilizar la realidad virtual en tu consulta, Psious es tu plataforma. Más de 1500 psicólogos y psiquiatras confían en nosotros consiguiendo mejorar la adherencia al tratamiento con unas terapias más efectivas y diferenciándose de la competencia. ¡Solicita ya tu demo para que un experto te enseñe cómo es la plataforma y cómo aplicarlo a tu consulta!

eBook blanco + boton