<img height="1" width="1" style="display:none;" alt="" src="https://dc.ads.linkedin.com/collect/?pid=404521&amp;fmt=gif">
Icon_Blue.jpg

El tratamiento de la aerofobia tras el trágico accidente en los Alpes

masks

El miedo a volar está muy extendido entre la población, que puede experimentar desde una ligera incomodidad en el momento de volar, hasta auténtico terror ante la idea de montarse en un avión, lo que le impide usar este medio de transporte con normalidad. De hecho, algunas estadísticas sugieren que hasta un 10% de la gente presenta un miedo intenso a volar y evita hacerlo, mientras que cerca de un 15% vuela con considerable malestar. Epidemiológicamente, se considera que los fóbicos a volar representan entre 2,6 y el 3,5% de la población adulta.

Entre los temores más habituales destacan la sensación de estar encerrado en un sitio muy pequeño, la inestabilidad del propio avión, la altura a la que se encuentra el avión o llegar a perder el control (por ej.: experimentar un ataque de pánico durante el vuelo) hasta la posibilidad de sufrir un accidente (y, por tanto, llegar a morir). Estas personas tienden a exagerar el riesgo real que supone viajar en avión. Aunque contradictoriamente, y según la estadística de accidentes aéreos, el avión es el medio de transporte más seguro, con menos accidentes y menos víctimas mortales.

Periódicamente los medios de comunicación sacuden la población con noticias de accidentes aéreos. Como el terrible suceso ocurrido en los Alpes recientemente, que deja a la sociedad con un gran sentimiento de vulnerabilidad y que puede incrementar el grado de miedo de las personas fóbicas. Ya que, a parte de las preocupaciones técnicas inherentes a un vuelo en avión, se suma la falta de confianza absoluta en los profesionales que están a cargo de la seguridad del pasaje.

Por ello, al tratar a personas con miedo a volar es importante ofrecer a estas personas información estadística y objetiva a través de sesiones psico-educativas. Además, el uso de la exposición con Realidad Virtual es altamente eficaz en este tipo de trastorno a la hora de desensibilizar sistemáticamente a estos pacientes.

¿Pero, qué sucede cuando un ser humano, profesional de la aviación, es el directo responsable de un accidente aéreo? Sin duda es un aspecto significativo a tener en cuenta al tratar alguien con aerofobia.

Como profesionales de la salud mental:

¿Habéis modificado vuestro discurso o proceso terapéutico debido al reciente accidente Airbus A320? ¿Creéis que este tipo de incidentes incremente el número de casos de fobia a volar?
Animaros a compartir vuestra experiencia en nuestro grupo de Linkedin.