Protocolo Schultz aplicado a Realidad Virtual

Entrenamiento autogénico

Entrenamiento autogénico aplicado a la realidad virtual. El entrenamiento autogénico es una de las técnicas de relajación por excelencia en la intervención clínica. Por ello, ocupa también un lugar importante en la realidad virtual, especialmente en el campo de la reducción de niveles de ansiedad y manejo del estrés.

La técnica del entrenamiento autogénico fue desarrollada por el neurólogo J. H. Shultz, quien la consideraba un procedimiento auto-hipnótico que tenía como objetivo desencadenar un estado autogénico de profunda relajación acompañado de las correspondientes sensaciones corporales (Lehrer, Woolfolk y Sime, 2007).

Así, su aplicación más común es como técnica de relajación que permite reducir la activación excesiva del sistema nervioso autónomo. Se basa en el principio de concentración pasiva (Lehrer, Woolfolk y Sime, 2007), en la que el paciente intenta de forma activa tomar control sobre sus funciones fisiológicas concentrándose en sensaciones internas en lugar de en los estímulos externos. Por ello, el paciente se vuelve más consciente de su reacción a los estresores.

Generalmente hay seis ejercicios de entrenamiento autogénico para la reducción del estrés centrados en distintas partes del cuerpo (Mangano, Manford-Christiansen y Kliver Jensen, 2015): la experiencia de pesadez, la experiencia de calor, la regulación del corazón (ritmo cardíaco), la regulación de la respiración, la regulación de los órganos viscerales y la regulación de la cabeza.

Hoy en día, el entrenamiento autogénico es considerado una de las técnicas más efectivas para el manejo del estrés (Serino et al., 2014), por lo que se ha adaptado su aplicación en el tratamiento psicológico mediante realidad virtual.

El problema principal que presentan este tipo de ejercicios es la duración del aprendizaje, ya que se recomienda la práctica en casa a parte de en la consulta. Aun así, ha sido probada como efectiva en la reducción del estrés y la ansiedad, así como en trastornos conductuales (Ernst & Kanji, 2000; Linden, 1993; Goldbeck & Schmid, 2003; citados en Mangano, Manford-Christiansen y Kliver Jensen, 2015).

¿Cómo se puede adaptar el entretamiento autogénico a la realidad virtual? Principalmente se incluye en entornos de realidad virtual inmersivos que permitan inducir un estado de relajación en el paciente, que pueden ir acompañados a su vez por un audio (hará de guía para el entrenamiento). En caso contrario, es el terapeuta quién da las instrucciones para dicho entrenamiento mientras el paciente se encuentra inmerso en el entorno virtual.

Por otro lado, el hecho de poder adquirir el mismo entorno virtual utilizado en la consulta en un smartphone, podría animar al paciente a practicar el entrenamiento autogénico en casa gracias al audio incluido, cosa que podría mejorar su eficacia e incrementar los efectos de la relajación (Gorini, Repetto, Gaggioli y Riva, 2010).

Además, la realidad virtual ofrece otra ventaja en el contexto de la reducción del estrés: el biofeedback. Esta herramienta permite, además de medir respuestas fisiológicas, que éstas influyan en el entorno virtual, por ejemplo, introduciendo cambios en ciertos aspectos del entorno en función del nivel de relajación del paciente a tiempo real. De esta manera, se facilita que el paciente sea más consciente de sus niveles de estrés y de su estado de relajación inducido.

En este sentido, esta herramienta de biofeedback a tiempo real puede mejorar los resultados del tratamiento. Por ejemplo, en un estudio de Gorini, Repetto, Gaggioli, y Riva, (2010), se concluyó que había una tendencia de reducción del ritmo cardíaco en la condición en la que se incluía biofeedback (que a su vez interaccionaba con el entorno virtual) al comparar medidas pre y post sesión.

Así, la realidad virtual facilita el entrenamiento autogénico gracias a los entornos inmersivos y ofrece una mejora en los resultados gracias a la herramienta de biofeedback. Estos elementos en combinación favorecen el objetivo del entrenamiento autogénico: que el paciente sea consciente de su reacción fisiológica a los estresores.

 

Referencias

Gorini, A., Repetto, C., Gaggioli, A. y Riva, G. (2010). Virtual reality in the treatment of generalized anxiety disorders. Studies in health techonology and informatics, 154, 39-43. doi: 10.3233/978-1-60750-561-7-39

Lehrer, P. M., Woolfolk, R. L. y W. E., Sime (2007). Principles and practice of stress management. Nueva York: The Guilford Press.

Mangano, L., Manford-Christiansen, F. y Kliver Jensen, N. (2015). Autogenic training and mindfulness relaxation in stress management (Medialogy Bachelor Project). Universidad de Aalborg, Dinamarca.

Serino, S., Cipresso, P., Gaggioli, A., Pallavicini, F., Cipresso, S., Campanaro, D. y Riva, G. (2014). Smartphone for self-management of psychological stress: A preliminary evaluation of positive technology app. Revista de Psicopatología y Psicología Clínica, 19(3), 253-260. doi: DOI: 0.5944/rppc.vol.19.num.3.2014.13906

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *