La realidad virtual como herramienta para hacer frente al racismo

racismo

 

El papel de la realidad virtual en el campo de la intervención clínica es reconocido y su uso está cada vez más extendido. Sin embargo, más allá de su aplicación en el marco de la terapia psicológica, se proyecta como una herramienta muy útil en el contexto de la educación y el entrenamiento de habilidades, según indican estudios recientes con propuestas de diseños e intervenciones muy innovadores que pueden ofrecer grandes resultados.

 

Por un lado, se ha comprobado que mediante realidad virtual se disminuye el sesgo racial implícito (en personas cuya inmersión en realidad virtual fue a partir de un avatar de piel oscura, siendo ellos caucásicos), lo que genera muchas expectativas sobre cómo empezar a utilizar esta herramienta para hacer frente a los prejuicios en cuanto a racismo. Esto es debido a la personificación o encarnación (embodiment) que se produce con el avatar, creando la ilusión de que ese cuerpo es el propio (ownership).

 

Los resultados de este estudio y similares, abren una nueva puerta a como hacer frente al racismo, especialmente en el campo de la educación con la realidad virtual como herramienta.

 

Otro aspecto en el que la realidad virtual ofrece un nuevo camino es en el entrenamiento de habilidades, como por ejemplo la empatía, tal y como nos muestran los investigadores de Virtual Human Interaction Lab (Universidad de Stanford). Con su proyecto Empathy at scale, buscan diseñar, testear y distribuir intervenciones basadas en realidad virtual que enseñen empatía, mediante la idea de “ponerse en el lugar de otro” (literalmente). En concreto, mediante esta técnica el usuario puede verse reflejado en un espejo virtual, con su apariencia y conductas, pero como si se tratara de alguien distinto a ellos mismos, al mismo pudiendo experimentar un escenario desde cualquier parte dentro de una interacción social.

 

Previos estudios que han usado la realidad virtual  para enseñar empatía hacia aquellos con discapacidades, diferente color de piel y diferente edad han mostrado distintos grados de efectividad de esta herramienta, por lo que aún queda camino por recorrer.

 

Así, la realidad virtual es una herramienta que ofrece infinitas posibilidades más allá del ámbito terapéutico, pero que también tienen un fuerte impacto en la vida humana y el desarrollo social.

 

Referencias

Peck, T., Seinfield, S., Aglioti, S. y Slater, M. (2013). Putting yourself in the skin of a black avatar reduces implicit racial bias. Conciousness and cognition, 22(3), 779-787. Recuperado de http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1053810013000597

Virtual Human Interaction Lab: projects. Recuperado el 5/11/2015, de la web del VHIL de la Universidad de Stanford, http://vhil.stanford.edu/projects/[:]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *