Mindfulness aplicado a la Realidad Virtual

Mindfulness

En los últimos años la técnica del mindfulness se ha ganado su lugar en la práctica clínica, siendo cada vez más utilizada por profesionales de la salud mental, gracias a los resultados positivos que ofrece, que se ven incluso incrementados mediante el uso de la realidad virtual.

 

¿Qué es y en qué consiste el mindfulness en realidad? El mindfulness se define como la conciencia que emerge a través de prestar atención a propósito, en el momento presente, y sin ser críticos, al desarrollo de la experiencia momento a momento (Kabatt-Zinn, 2003; citado en Boettcher et al., 2014). Sin embargo, es más que un tipo de meditación, ya que es considerado un estado de consciencia por naturaleza (Shapiro, Carlson, Astin & Freedman, 2006) que implica prestar atención conscientemente a la experiencia personal del “momento a momento”, el aquí y ahora.

Así, el mindfulness no es una técnica específica, sino que se trata de estrategias que nos permiten aprender a centrar nuestra atención de manera consciente, nos permite entrenar esta capacidad, a través de centrarnos en el momento presente y no dejar que nuestros pensamientos sean una distracción ni algo que tenga que ser juzgado.

El mindfulness como técnica terapéutica, si bien ha sido incluida en el marco de terapias multicomponente de cariz cognitivo-conductual, también puede constituir un tipo de intervención en sí misma (por ejemplo, para reducir los neveles de estrés). Su aplicación más común es en el campo de los trastornos de ansiedad (ansiedad generalizada, estrés postraumático, ansiedad social…), pero no se limita a estas condiciones, sino que recientes estudios avalan sus beneficios en la intervención clínica del dolor crónico como herramienta que permite hacer frente a éste.

Pero, ¿qué tiene de diferente el mindfulness y los tratamientos comunes para los trastornos de ansiedad? La principal diferencia es que el mindfulness no se centra en el tratamiento de un síntoma concreto (como puede ser en este caso la reducción de la ansiedad), sino que ofrece a los pacientes nuevas estrategias para relacionarse con sus experiencias interiores y exteriores y aprender así a aceptar y lidiar con la sensación de angustia que caracteriza estos trastornos  a través de ejercicios de meditación.

Además, las estrategias del mindfulness no se limitan al tratamiento de ciertos trastornos, sino que son extrapolables a la vida real, aportando estrategias para lidiar con el estrés y preocupaciones cotidianas características de la vida moderna.
Hasta ahora el entrenamiento en mindfulness se practicaba mediante la imaginación, pero cuando la realidad virtual entra en acción, encontramos resultados aun más positivos.

Teniendo en cuenta que consiste en gran medidad en un entrenamiento atencional, la realidad virtual facilita esta experiencia, ya que gracias a la inmersión y a la facilitación de un entorno relajante en el que los estímulos pueden ser controlados, se evitan en mayor grado las distracciones en que pueda caer el paciente.

La realidad virtual además, mejora la experiencia, ya que sabemos en todo momento qué está viendo el paciente, qué cantidad de estímulos se encuentran en su campo visual y cuáles son las características claves del entorno (clínicamente relevantes), cosa que es más difícil de controlar a partir de la imaginación. Es decir, el diseño del entorno virtual está específicamente diseñado para que el entrenamiento en mindfulness sea efectivo.

Psious ofrece un nuevo entorno virtual de mindfulness el cual, además de contar con todas las características ya mencionadas, incluye un audio que guiará al paciente a través del recorrido y le proporcionará instrucciones para llevar a cabo los ejercicios atencionales y aprender a dejar ir los pensamientos y preocupaciones.

En conclusión, el hecho de practicar el mindfulness mediante realidad virtual tiene como ventaja que es más fácil llevar a cabo el entrenamiento en comparación con la imaginación, ya que se consigue una capacidad de concentración más alta gracias a la inmersión y no depende de la capacidad de imaginación del paciente ni de sus habilidades para entrar en un estado de meditación. Además, estas características hacen que sea más fácil evitar distracciones. Por otro lado, si el aprendizaje de estas estrategias es más sencillo y ameno, será más fácil que el paciente las lleve a cabo en su vida diaria.

Para más información consulta:

PSIOUS 


Referencias

Boettcher, J., Aström, V., Pahlsson, D., Schenström, O., Andersson, G. & Carlbring, P. (2014). Internet-Based Mindfulness Treatment for Anxiety Disorders: A Randomized Controlled Trial. Behavior Therapy, 45(2), 241-253. doi:10.1016/j.beth.2013.11.003

Shapiro, S. L., Carlson, L. E., Astin, J. A. & Freedman, B. (2006). Mechanisms of Mindfulness. Journal of Clinical Psychology, 62(3), 373-386. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *